El coche futurista de Will.I.Am, uno de los cantantes de Black Eyed Peas, lleva 4 años en desarrollo, cuesta 900.000 dólares y es en realidad una remodelación de un Volkswagen Beetle de 1958. En Jalopnik tienen la exclusiva.