Es, literalmente, un coche volador. Se llama B y su diseño es tan bueno que esperamos que su creador, un ingeniero y diseñador industrial británico, consiga fabricarlo a gran escala y pueda empezar a pensar en la siguiente fase que el mismo ya ha indicado: construir una versión real para pasajeros.

B acaba de llegar a la web de financiación colectiva Kickstarter, pero su diseñador ya ha construido un prototipo completamente funcional que podéis ver en este espectacular vídeo.

El vehículo es una hábil combinación de todoterreno y cuadricóptero. Los mismos motores que le sirven para impulsarse en tierra son los que lo elevan en el aire. Es más, esta característica hace que el tránsito entre vehículo aéreo y terrestre sea sorprendentemente rápido y fluido.

B se alimenta de unas baterías que le otorgan una autonomía de 15 minutos. Su creador ha incorporado también en el drone una cámara frontal que graba sobre tarjetas MicroSD. El siguiente paso de este inventor es desarrollar versiones capaces de posarse en el agua o sobre paredes [Kickstarter vía Geek].