Imagen: Stratolaunch Systems Corp.

No puedes ser un millonario en Silicon Valley sin tener en mente la construcción de un avión enorme. El cofundador de Microsoft, Paul Allen, es definitivamente un multimillonario de Silicon Valley. Ayer lo demostró mostrando el avión más grande del mundo por primera vez.

Allen anunció el Stratolaunch (así se llama) en 2011. Se suponía que los primeros vuelos de prueba comenzarían en 2016, pero el plazo llegó y no estaba listo. El ingeniero aeroespacial Burt Rutan y su equipo han estado trabajando duro en el gigantesco avión durante todo este tiempo. A pesar de que ayer no se realizaron vuelos de prueba, los asistentes pudieron apreciar por primera vez esta enorme estructura y fotografiarla para el deleite de los amantes de los aviones.

Ser el avión más grande del mundo sería suficiente para hacer el Stratolaunch interesante por derecho propio, pero su uso previsto es lo que lo hace tan atractivo. Cuando esté operativo, se espera que el avión vuele en la órbita baja de la Tierra y lance un cohete Pegasus XL al espacio. El cohete está diseñado para transportar satélites pequeños que pesan hasta 450 kilos en órbita a una altitud máxima de 10 kilómetros. Si Allen consigue llevar a cabo el ambicioso plan, la compañía podrá enviar misiones tripuladas al espacio a un precio inferior al que Rusia está cobrando a la NASA.

En cuanto a las especificaciones técnicas, el Stratolaunch tiene una envergadura de 117 metros (más ancho que el Spruce Goose), utiliza seis motores de un 747, se apoya sobre 26 ruedas, puede transportar 113 toneladas de combustible y pesa 227 toneladas sin combustible. Para despegar necesita unos 3,6 kilómetros de pista. Esto podría ser un problema si tenemos en cuenta que la mayoría de los aviones comerciales requieren de alrededor de algo más de 2 kilómetros de pista.

Advertisement

Advertisement

En un comunicado, el director ejecutivo de Stratolaunch, Jean Floyd, dijo que las primeras pruebas de vuelo se llevarán a cabo “en las próximas semanas y meses”, y su primer vuelo oficial está programado para el 2019. Además, Floyd también dijo que la compañía “explora un amplio espectro de posibles lanzamientos que nos permitirán ofrecer más flexibilidad a los clientes”. [Stratolaunch, Washington Post]