Elon Musk no está contento. SpaceX lleva meses intentando hacer un aterrizaje vertical, pero sus cohetes se han estrellado o desintegrado durante el lanzamiento. Ahora Jeff Bezos, el fundador de Amazon, se le ha adelantado. Su compañía Blue Origin ha conseguido hacer historia con el cohete New Shepard.

En este vídeo, grabado el 23 de noviembre, se puede ver cómo el cohete de Blue Origin se eleva hasta los 100,5 kilómetros de altura con una velocidad Mach 3,72 para luego regresar a la Tierra y realizar un aterrizaje vertical controlado en Texas. La nave del New Shepard se separa del cohete al llegar al espacio y cae a la Tierra con un paracaídas.

El cohete (cargado de hidrógeno líquido) se vuelve a encender a 1500 metros del suelo y aterriza a 7 kilómetros por hora, por lo que no sufre daños. “¿Quién quiere ir al espacio?” concluye el comandante de la misión. New Shepard tiene capacidad para seis tripulantes y está está pensada para vuelos comerciales de turismo espacial. La energía que contiene es suficiente para llegar al espacio, pero no para poner una nave en órbita.

Como explica el propio Elon Musk, para alcanzar una órbita geoestacionaria hace falta una velocidad Mach 30 y el cuadrado de esa velocidad en energía. New Shepard necesitaría multiplicar por 100 su potencia actual para realizar viajes a la Estación Espacial Internacional, que es uno de los objetivos de SpaceX.

Advertisement

Advertisement

Aun así, el éxito de la misión de Blue Origins es un paso adelante en la consecución de un cohete reutilizable. La fabricación del cohete es lo más caro de un lanzamiento, y conseguir que vuelen varias veces reducirá varios órdenes el precio de la exploración espacial. [Blue Origin, Elon Musk]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)