El cohete Falcon 9 despegó hoy sin problema de Cabo Cañaveral (Florida). Su misión: lanzar al espacio la cápsula Dragon con materiales para la ISS. Nueve minutos después, la primera etapa del cohete debía aterrizar sobre una barcaza flotante en una maniobra nunca vista antes. No ha funcionado.

Este es el vídeo completo del despegue del Falcon 9 hace unos minutos con la cápsula Dragon a bordo:

Lo interesante del lanzamiento de hoy estaba justo al final cuando, 9 minutos después de despegar, la primera etapa del cohete Falcon 9 comenzaría a maniobrar para aterrizar de vuelta sano y salvo sobre una plataforma flotante situada a unos 300 kilómetros de la costa de EE.UU. No ha funcionado.

Advertisement

De momento no hay mucha más información que la confirmada por el propio Elon Musk, fundador de SpaceX. Según Musk, el primer módulo del cohete llegó a la barcaza flotante (una plataforma automatizada, sin tripulación), pero el aterrizaje ha sido demasiado "brusco". "Ha estado cerca, pero no hay puro esta vez. Buenas perspectivas para el futuro de todas formas", ha dicho Musk en su cuenta de Twitter. Traducido: el Falcon 9 se ha debido pegar un buen castañazo contra la plataforma.

El hecho de que Musk aclare que el barco está bien, pero que parte del equipamiento en la cubierta de la barcaza deberá ser reemplazado, indica efectivamente que el aterrizaje ha sido bastante duro.

Musk ha confirmado también que no se ha logrado grabar un vídeo nítido del intento de aterrizaje ya que se ha producido en mitad de la noche y con niebla. Asegura que intentarán reconstruir cómo ha sido el impacto a partir de los datos de telemetría.

Para dar contexto, lo que ha intentado hoy SpaceX con el Falcon 9 era muy, muy complicado. El Falcon 9 es un cohete de 54 metros de altura (unos 14 pisos), un diámetro de 3,6 metros y 885 toneladas de peso. Aterrizar la primera etapa de un gigante así sobre una plataforma flotante que mide solo 91 x 51 metros era todo un reto. La plataforma es la que ves debajo, amarrada a tierra firme:

Foto: SpaceX

Durante el aterrizaje está ubicada a 320 kilómetros de la costa:

Foto: SpaceX

Para complicar las cosas, esta barcaza no está fijada al fondo del océano, está en ligero movimiento. Un motor en cada una de las cuatro esquinas de la plataforma estabiliza su ubicación, pero no es terreno firme. Tampoco está tripulada. Ingenieros de SpaceX esperaban a varios kilómetros de distancia para acudir en cuanto aterrizara el cohete y estabilizarlo. En resumen: complejísimo. El propio Musk ya lo había adelantado antes: solo había un 50% de probabilidades de éxito.

Advertisement

La prueba de hoy era clave para lograr algo muy importante en estos lanzamientos: reutilizar el equipamiento y reducir costes. Hasta ahora este tipo de cohetes han funcionado como máquinas de un solo uso, por lo que el coste de cada lanzamiento es muy elevado. Recuperar intacta la primera etapa del cohete ayudaría a reducir mucho los costes de cada misión. De momento la idea de Musk tendrá que esperar a un segundo intento.

Foto apertura: Lanzamiento previo de un cohete Falcon 9. SpaceX

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)