67P/Churyumov-Gerasimenko se ha convertido en uno de los objetos más estudiados del sistema solar desde que la Agencia Espacial Europea hiciera historia aterrizando sobre su superficie. Pero todavía hoy el cometa puede sorprendernos. Para muestra, esta foto en la que se deja ver con dos colas.

La imagen fue captada el pasado 19 de enero a través del Telscopio Isaac Newton en La Palma, Canarias. Con un filtro rojo y separando estructuras durante el posprocesado, el autor Alan Fitzsimmons fue capaz de detectar las dos estelas de polvo que, aparentemente, emana el cometa. Las majestuosas colas se extienden a lo largo de 2,2 millones de kilómetros.

Advertisement

Advertisement

Las dos son estelas de hielo y polvo, pero sus partículas se formaron en distintos momentos. La cola superior, perfectamente alineada con la órbita actual del cometa, está formada por granos de polvo que se han liberado recientemente (es más débil porque 67P orbita en estos momentos lejos del Sol). La cola inferior, que tiene una parte central brillante, está formada por partículas de polvo liberadas en marzo de 2015, cuando el cometa estaba en el lado opuesto de su órbita, cuando se acercaba al Sol.

Los cometas se calientan a medida que se acercan al Sol y desarrollan una atmósfera que se denomina coma. La radiación hace que el hielo del núcleo se convierta en gas y la presión de la luz y el viento solar soplan los materiales de la coma lejos del sol, formando una cola larga y, a veces, brillante. Los cometas suelen tener dos colas, una de polvo y un plasma, pero en este caso hablamos de dos colas de polvo. [ESA]

Imagen: Alan Fitzsimmons / Telescopio Isaac Newton

Sponsored

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)