Un estudiante de 25 años comenzó a experimentar ataques en los que perdía el control sobre los movimientos de su brazo izquierdo. Los ataques sucedían cada vez que intentaba resolver un Sudoku. Su caso ha servido para aportar algo de luz sobre las funciones de un tipo concreto de células en el cerebro.

Los ataques neuromotores solo se producían al tratar de resolver sudokus, y se detenían automáticamente al dejar de rellenar el pasatiempo. Al realizar un examen por resonancia magnética del cerebro, el neurobiólogo Berend Feddersen, de la Universidad de Munich, detectó daños en las fibras inhibidoras del lado derecho del lóbulo parietal. El paciente sufrió estas lesiones tras permanecer 15 minutos con déficit de oxígeno después de que una avalancha de nieve lo enterrara vivo mientras esquiaba.

Advertisement

El paciente comenzó a reportar estos ataques poco después del accidente. Feddersen y su equipo explican que el hombre trataba de resolver los sudokus imaginando la rejilla del pasatiempo en tres dimensiones. Esto activaba el lóbulo parietal derecho pero, al tener dañadas las fibras inhibidoras, los impulsos nerviosos se transmitían sin control a las áreas colindantes, concretamente a las que controlan el movimiento del brazo. El paciente lleva cinco años sin hacer sudokus y no ha vuelto a experimentar ataques. El estudio acaba de publicarse en la revista médica JAMA Neuroscience. [JAMA Neuroscience vía Science]

Foto de portada: Julia Sudnitskaya / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)