Los procesos automáticos en aviación ayudan a elevar la seguridad y a facilitar la tarea del piloto. En la aviación moderna son prácticamente un estándar cuando se habla de aerolíneas comerciales pero su uso, según un informe del Departamento de Transporte estadounidense podría estar teniendo consecuencias no previstas.

La más importante es que los pilotos se acostumbran tanto a que la mayoría del proceso se produzca de manera automática que en caso de accidente o de imprevisto. Uno de los ejemplos más sonados al respecto es el accidente del Asiana 214 en 2011 en San Francisco donde un error de cálculo hizo que el avión descendiera antes de tiempo y al intentar contrarrestarlo en modo manual la parte trasera golpeó la pista. Fallecieron dos personas.

Advertisement

El informe, que recoge la voz de varios expertos de la industria aeronáutica, recoge además que los pilotos no reciben el suficiente entrenamiento en modos de vuelo manual y que además (como ocurrió en el accidente del Asana 214) son presionados por las aerolíneas para mantener el automático en prácticamente la totalidad de las situaciones.

¿La solución? De momento no parece haber ninguna demasiado concisa, pero el Departamento de Transporte sugiere que los pilotos pasen por evaluaciones periódicas donde se examinen a fondo sus habilidades para el vuelo manual, en concreto las que se activan cuando hace falta cambiar entre el modo automático y el primero. Aquí está el informe completo. [vía Engadget]

Sponsored

Imagen: Kent Wien/Creative Commons

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)