El 60% de la población de Bombay vive hacinada en suburbios. Paradojicamente, las caóticas casitas que se amontonan unas sobre otras en estos barrios están comenzando a compartir espacio con rascacielos de vértigo. La populosa ciudad india está viviendo un boom inmobiliario extremo que ha sido perfectamente captado en imágenes por la fotógrafa polaca Alicja Dobrucka.

Dobrucka visitó Bombay entre los meses de junio y julio de 2013, y de ahí surgieron las imágenes para este proyecto titulado Life Is On a New High. La propia autora describe los alucinantes contrastes y los no pocos problemas que acarrea este crecimiento descontrolado. [Life Is On a New High vía Dezeen]

No existe ningún plan de urbanismo, y las torres simplemente aparecen como setas en el centro de la ciudad sin ningún orden. Los puntos calientes de donde surgen estos edificios suelen ser las antiguas fábricas textiles que cerraron o zonas de los suburbios. El gobierno ofrece exención fiscal a los constructores, que no pagan impuestos.

El boom urbanístico está complicando el mercado del suelo, y creando nuevos problemas medioambientales. El aire acondicionado de los edificios, por ejemplo, está disparando el consumo de electricidad.