Imagen: Christina Warren / Gizmodo

¿Recuerdas lo bien iluminada que estaba la sala donde los medios probamos el iPhone 7 por primera vez? Suele estarlo, claro, para que la cámara cause una impresión positiva. Pero esta vez había una razón de peso: la segunda cámara del iPhone 7 Plus solo funciona en buenas condiciones de luz.

El nuevo iPhone de 5,5 pulgadas viene con dos cámaras de distintas ópticas para que puedas jugar con una especie de zoom óptico. Las fotos sin ampliar provienen de la lente gran angular de 28 mm; y la foto ampliada a 2x, de la lente de 56 mm (un “teleobjetivo”, según Apple). El problema es que no siempre es así. Si las condiciones de luz son malas, la foto ampliada es en realidad un zoom digital de la primera cámara, la de 28 mm.

Advertisement

Advertisement

Martin Keen lo explica con un ejercicio práctico. Cuando estás en un entorno iluminado, tapar la segunda cámara hace que la foto ampliada salga negra. Cuando estás en un entorno oscuro, da igual que tapes la cámara con el dedo o con un papel: solo trabaja la primera cámara. A 2x, el iPhone te “engaña” con un zoom digital de esa única foto.

Esto ocurre porque la óptica de la segunda cámara tiene una apertura f/2.8 que no es capaz de ofrecer buenos resultados en malas condiciones de luz. La cámara principal tiene una apertura f/1.8 que deja pasar el doble de luz para hace mejores fotos en peores condiciones. Apple no te deja elegir; elige por ti, sin que te des cuenta, cuándo puedes usar la segunda cámara.

El zoom óptico 2x y el nuevo zoom digital de hasta 10x son las únicas utilidades prácticas que le encontrarás por ahora al sistema de doble cámara del iPhone 7 Plus. A partir de iOS 10.1, la próxima versión del sistema operativo, podrás usar el nuevo modo retrato, que añade un efecto bokeh gracias a la información combinada de las dos cámaras.

Sponsored

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.