Probablemente conozcas la marca Bose por sus estupendos auriculares y altavoces. De vez en cuando, sus ingenieros abandonan el audio de gam alta y diseñan otras cosas realmente sorprendentes. En 2005 crearon Bose Active Suspension, un sistema de amortiguadores sencillamente impresionante.

Advertisement

Si Bose Active Suspension no te suena de nada es porque nunca llegó a comercializarse. Y es una verdadera pena, porque a nivel técnico, era impecable. El proyecto llevó nada menos que 24 años durante los que era conocido solo como Project Sound.

El sistema se basaba en una serie de sensores que detectaban los baches en la carretera. Cuatro motores electromagnéticos montados en las ruedas impulsaban al vehículo para compensar la irregularidad. El resultado es sencillamente impresionante. No es solo que el automóvil no vibrase en absoluto al moverse sobre baches o se mantuviese perfectamente estable en curvas cerradas. Es que incluso saltaba suavemente sobre obstáculos especialmente abruptos.

El problema de Bose Active Suspensión es que incrementaba muchísimo el peso del vehículo y obligaba a los fabricantes a modificar de forma radical el diseño de sus cadenas de montaje y del chasis. Jaguar, Mercedes, Honda y Ferrari llegaron a interesarse en el proyecto pero lo abandonaron en cuanto hicieron números. Era demasiado caro.

Advertisement

Todo lo que nos ha quedado es la constancia del invento en los archivos de Bose y algunos vídeos sorprendentes. Cnet acaba de recuperar uno de ellos. Lo tienes bajo estas líneas. [Cnet vía Jalopnik]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)