Aterrizar es uno de los procesos más complicados al volar. No obstante, hay condiciones que lo hacen aún más difícil, como la lluvia o los vientos fuertes. El aeropuerto de Birmingham en Reino Unido es famoso por ponérsela bien difícil a los pilotos al momento de aterrizar, y este vídeo es un buen resumen de ello.

Grabado y publicado por Flugsnug, el vídeo es una recopilación de aterrizajes durante el año 2015 y lo que va de año 2016 (con un par de excepciones de 2014, dice), y es sencillamente impresionante y terrorífico. En el caso de algunos aviones pequeños el viento los tambalea de un lado a otro mientras intentan posar el tren de aterrizaje sobre tierra firme.

Aterrizar en esta pista no es algo apto para cardíacos, y en estos 9 minutos de aviones moviéndose de un lado a otro mientras descienden son la prueba. [vía Flugsnug (YouTube)]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.