Foto: Sergei Nivens / Shutterstock

Los diodos semiconductores son una de los componentes más básicos y comunes de la electrónica. La última versión de esta pieza que permite el paso de una corriente eléctrica en un solo sentido no es electrónico. Está compuesto de unas pocas cadenas de ADN.

El avance acaba de publicarse en la revista Nature Chemistry y es obra de científicos de las universidades de Georgia y Ben-Gurion. El secreto para esta reacción ha sido inyectar una molécula llamada Coralyne en una secuencia de solo 11 pares de ADN. Los puentes de la molécula permiten una transmisión de corriente eléctrica 15 veces más potente en un sentido que en el otro.

El resultado es interesante por su tamaño. Para ser perfecto, un diodo debe permitir el paso de corriente en un sentido y no permitirla en absoluto en sentido contrario. El año pasado, la Universidad de Columbia logró un diodo también minúsculo cuya relación eléctrica es 1/250, no 1/15. En otras palabras, entra dentro de lo que podría tener aplicaciones prácticas. Pese a ese matiz, el avance logrado con este diodo de ADN abre la puerta (con los necesarios ajustes) a un nuevo componente para la fabricación de nanomáquinas. [Nature Chemistry vía EurekAlert]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.