Por tradición, prácticamente todas las películas Marvel tienen una escena (a veces dos) tras los títulos de crédito que adelantan lo que va a pasar en el siguiente film. Logan no tiene esa escena, pero no le hace falta. Su director, James Mangold, explica por qué.

En una entrevista al diario The Toronto Sun, Mangold explica que no estaba interesado en terminar Logan con una escena tras los créditos porque el film debería de entenderse como una historia autoconclusiva. Puede que Logan forme parte del resto del universo de los X-Men, pero es una historia con principio y final. El director tampoco quería que la película fuese un anuncio de otro proyecto que, de momento, ni siquiera existe.

Advertisement

Advertisement

¿Por qué se supone que tengo que servir tarta de queso al final de un almuerzo? ¿Es algún tipo de nueva norma? ¿No puedo servir una cena en mi casa sin pasar por alto ese postre? Solo eso ya es una buena razón para no hacerlo. Además, esas escenas no dejan de ser un mini anuncio de una nueva película. Ya hemos dicho que estamos trabajando en hacer realidad otra película que empieza y termina en sus propios términos. No hay nada más que decir.

Esa otra película a la que se refiere Mangold es, por supuesto, el spinoff protagonizado por X-23. La cuestión es que aún no hay nada cerrado al respecto, por lo que hay poco que anunciar. En lugar de la escena post créditos, el estreno de Logan aprovechó para dar un hilarante adelanto de Deadpool 2. Si los dos films están relacionados o no más allá de los guiños de Ryan Reynolds a Hugh Jackman es algo que aún está por ver.

Por otra parte, quizá estamos empezando a acostumbrarnos demasiado a las escenas tras los títulos de crédito cuando deberían ser una excepción, no la norma en la industria. Hasta películas como 50 Shades Darker (que va de tener sexo en una mansión) tiene una escena de este tipo. Disney es una de las pocas productoras que ha decidido no caer en esta moda en sus estrenos de Star Wars.

Sponsored

La postura de Mangold es totalmente respetable. La última escena de una película a menudo es el poso que nos llevamos al salir del cine, y ese poso quedaría arruinado por una escena cortada y aislada tras los títulos de crédito. Esto es especialmente cierto en un film como Logan, cuya estructura es de las más cerradas que hemos visto últimamente. [vía The Toronto Sun]