El ejército noruego está probando un nuevo sistema de pilotaje para vehículos blindados basado en Oculus Rift. El visor de realidad aumentada se utiliza junto a cuatro cámaras panorámicas con un objetivo: dotar al piloto del carro de visibilidad total alrededor del vehículo.

El sistema consta de cuatro cámaras ojo de pez instaladas en cada uno de los lados del vehículo. La imagen de estas cámaras es procesada en un ordenador para eliminar aberraciones de perspectiva y dotar la imagen de una perspectiva más natural. Finalmente, la señal es enviada a las Oculus Rift. El resultado es como si el piloto pudiera ver libremente, y en todas direcciones a través del blindaje del vehículo.

Este tipo de aplicaciones militares ya existen en dispositivos como la interfaz del casco de los pilotos de F35. No obstante, el proyecto noruego tiene una ventaja fundamental: es mucho más barato. Según explica uno de los militares responsables del proyecto, una cámara militar puede costar hasta 100.000 dólares. Cada una de las cámaras que ellos han integrado solo cuesta 2.000. Las Oculus Rift cuestan en torno a 350 dólares. Un visor militar multiplica por 100 esa cantidad.

Advertisement

El invento no está libre de inconvenientes. El principal es que mirar a través de las Oculus Rift cansa mucho más la vista que hacerlo desde la escotilla. Por ello, los promotores de este sistema creen que su uso es más adecuado para situaciones muy concretas en las que el piloto necesite ver a su alrededor, como evitar, por ejemplo, un ataque.

Futuro prometedor

Los responsables del proyecto en Noruega comentan que el sistema aún es solo una prueba de concepto, pero se muestran optimistas sobre su futuro. Incluso comentan la compra de Oculus Rift por parte de Facebook. En su opinión, la adquisición asegura la financiación necesaria para comercializar Oculus y mejorar su funcionamiento en el futuro.

Advertisement

No es la primera vez que los militares se fijan en Oculus Rift para mejorar sus sistemas electrónicos. Recientemente, la marina estadounidense convirtió el visor de realidad virtual en el centro del proyecto para un sistema virtual de navegación y control de flotas denominado Project BlueShark. [TU.no vía The Verge]