Los drones están de moda y cada vez hay más modelos fascinantes y realistas cuyo diseño deja en ridículo al dron para fotos de turno. No obstante, cualquier dron puede ser destruido en el peor de los casos, y ver cómo la réplica de un caza Saab Griepn se desintegra en el aire es un espectáculo tan fascinante como tétrico.

En una competición de drones un equipo brasileño tenía preparada esta réplica a escala 1:2 de un Saab Gripen con un peso de 100 kilogramos y 8 metros de largo. Era una preciosidad, con motores a propulsión y un sonido digno de un caza real. Pero aparentemente su estructura no soportó por mucho tiempo la presión y el estrés de volar, por lo que al poco rato de dar su demostración sencillamente se ha desintegrado en el aire.

Advertisement

Advertisement

Solo nos quedará el recuerdo de ver tal belleza volar siendo controlado a distancia, además de la imagen de verlo hacer boom. [vía RC Media World]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.