Se trata del salto base realizado a mayor altura del mundo. Lo hizo el ruso Valery Rozov, de 48 años, a 7.220 metros (y -18º centígrados) desde el Everest, cuya altura total es de 8.848 metros. Rozov llegó a volar durante un minuto entero a una velocidad de 200 km/h. Sin duda, el descenso del Everest más arriesgado y espectacular jamás llevado a cabo. Debajo, otra increíble toma de la hazaña.

El anterior récord en altura en salto base de Rozov era de 6.420 metros. El ruso ya ha realizado en total más de 10.000 saltos. Felix Baumgartner, el austriaco de 44 años que se lanzó desde el espacio, tiene el record de salto base desde menor altura y desde mayor altura de un edificio.