Volkswagen acaba de reservar otros 2.200 millones de euros que se unen a los 6.700 que tenía previstos para reparar los coches afectados por el dieselgate. ¿La razón? Hay otros 800.000 vehículos de la compañía que podrían estar afectados por el fraude de las emisiones, y algunos llevan motores de gasolina.

La propia Volkswagen ha reconocido que unos test internos han detectado inconsistencias en las emisiones de dióxido de carbono de una serie de modelos. Los motores afectados son principalmente diesel, pero también se han medido irregularidades por primera vez en un motor de gasolina de 1.4 litros. Según un portavoz de Volkswagen, se trata de un motor muy poco extendido.

Advertisement

Los modelos afectados incluyen los Volkswagen Polo, Golf y Passat. También afecta al Audi A1 y A3, al Skoda Octavia y a los Seats Ibiza y Leon. La mayor parte de estos coches se han vendido en Europa.

En Estados unidos, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) asegura que el problema de las emisiones se extiende a una serie de modelos de lujo de Audi, e incluso a Porsche. Volkswagen discute estas afirmaciones, pero Porsche Estados Unidos ha decidido voluntariamente dejar de vender unidades del modelo Cayenne TDI fabricadas entre 2014 y 2016.

Advertisement

La compañía prosigue las investigaciones sobre esta nueva extensión del fraude de las emisiones. Mientras tanto, sus acciones en bolsa han caído un 8,4% más. [vía WSJ y Bloomberg]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)