En cinematografía clásica, se animaba a los realizadores a vitar los planos simétricos porque se decía que daban la sensación de ser un decorado preparado. Esta idea está más que superada y muchos directores usan habilmente este recurso en sus tomas. La serie británica Sherlock es un excelente ejemplo.

Este vídeo editado por Celia Gomez reúne algunas de las mejores tomas de la serie y las superpone a una plantilla que muestra la simetría, a veces muy evidente y otras no tanto, en los planos.

Advertisement

Sherlock no es el primer ejemplo de este recurso. Stanley Kubrick es un maestro de la perspectiva de un solo punto, y Wes Anderson ha convertido el uso de escenas perfectamente simétricas en una marca personal. En el caso de Sherlock, la simetría contribuye a crear una sensación de orden y lógica que congenia a las mil maravillas con la personalidad del protagonista. A Continuación tenéis otros dos ejemplos de la técnica en el cine de Kubrick y de Anderson. [vía Celia Gomez]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.