A la izquierda, un carbonero del campo. A la derecha, un carbonero en la ciudad. Foto: Pablo Salmón.

Las aves que ves en la imagen anterior son dos carboneros comunes (Parus major) de la misma edad, uno habiendo vivido en el campo, y el otro en la ciudad. No hay que ir muy lejos para imaginar cuál creció en cada sitio. Y un nuevo estudio ha determinado quién tiene la culpa: el estrés.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Lund, en Sucedia, han publicado su más reciente estudio en The Royal Society, en el que demuestran que la expectativa de vida de algunas especies de ave cae disminuye considerablemente al vivir en la ciudad, debido al estrés que supone vivir en un entorno urbano.

Advertisement

Advertisement

El informe del estudio, liderado por el biólogo Pablo Salmón, asegura que el próximo paso es demostrar que estos efectos van mucho más allá de las aves, afectando a otros tipos de animales y, cómo no, a humanos.

Salmón asegura que:

“Aunque para estos animales existen algunas ventajas de vivir en la ciudad, como la facilidad del acceso a comida y otros recursos, el estrés de la vida urbana afecta mucho más como para compensar los beneficios, sobre todo en la forma en la que envejecen las células de los carboneros.

Esto es solo el primer paso en el estudio exhaustivo que debe hacerse en cómo afectan los entornos urbanos en la vida de los animales salvajes, o de lo contrario no seremos capaces de entender los efectos que tiene en las aves y otras especies de animales, y por supuesto, no tendremos la oportunidad de hacer nada al respecto.”

El investigador menciona que sus resultados despiertan nuevas dudas sobre cómo afecta la vida urbana al envejecimiento de los humanos, pero hay que tener claro que su estudio solo analizó un tipo de ave, el carbonero común (bastante presente en Europa y parte de Asia). Otras especies, como las palomas, podrían no arrojar los mismos resultados.

Sponsored

Sea como sea, es interesante ver cómo el simple estrés de vivir en una ciudad puede deteriorar la vida de una especie, debido al estar expuestos al ruido, la contaminación y en general al estar en contacto con humanos. [vía The Royal Society / Science Mag]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.