Hoy en día, cuando un especialista de sonido que trabaja para el cine o la televisión necesita un ruido solo tiene que buscarlo en una extensa base de datos y, en caso necesario, combinarlo con otros o modificarlo. Hace solo unos pocos años, sin embargo, los técnicos de sonido recurrían a todo tipo de objetos cotidianos y extraños trucos para crear sonidos. Estos son algunos ejemplos.

1) El sable láser

Es uno de los sonidos más característicos de Star Wars. su creador, Ben Burtt explica que, de hecho, fue el primero que creó para la trilogía original. La idea para el característico zumbido de las armas jedi le vino del motor de un viejo proyector. Burtt combino ese sonido de fondo con el zumbido que un cable pelado de micrófono provocaba al interferir con el campo magnético del tubo de un televisor de los antiguos.

2) El rayo verde de la muerte de La Guerra de los Mundos

Los sonidos de la versión de 1953 del clásico de H.G. Wells eran completamente artesanales. El que producían las naves alienígenas al disparar su rayo verde de la muerte provenía de golpear un cable metálico tensado con un martillo. El sonido de los blaster de Star Wars se creó igual, y aseguran que también los torpedos de protones de Star Trek están creados a martillazos.

3) Los phasers originales de Star Trek

Según explica el propio Ben Burtt, que también trabajó en Star Trek: Into Darkness, los técnicos de sonido de la serie original eran grandes fans de la versión de 1953 de La Guerra de los Mundos. El rayo térmico de los alienígenas de este film, y los phasers de la serie original de Star Trek tienen el mismo origen: el sonido de tres guitarras eléctricas reproducido al revés, con un sonido de arpa de fondo.

4) El grito de los marcianos

Volviendo a La Guerra de los mundos, llegamos al grito de los invasores de marte. Ese chiriante y desagradable sonido es la combinación de hielo seco frotado contra un micrófono de contacto y el agudo chillido de una mujer, pero reproducido de atrás a adelante.

5) El latido del depredador

El extraño sonido como de un latido de corazón que escuchamos cuando vemos a través del visor de Predator es el resultado de los sonidos que hace una esponja dentro de un jarrón con agua al apretarla a distinto ritmo. Sus creadores querían que sonase como la sangre que bombearía un corazón con varias aurículas y ventrículos.

6) La roca que casi aplasta a Indiana Jones

La famosa escena de la roca en En Busca del Arca Perdida tiene un sonido grandioso. En realidad, el estruendo de la bola de piedra no es más que el sonido del Honda Civic del técnico de sonido bajando una cuesta en punto muerto. Todo ello convenientemente filtrado y amplificado.

7) El T-1000 deslizándose a través de los barrotes

Ese desagradable sonido que hacía el T-1000 empeñado en cazar a John Connor en Terminator 2 no es más que un bloque de comida para perro deslizándose poco a poco fuera de la lata.

8) El cráneo que aplasta el Terminator

En la escena que abre Terminator 2, se ve el pie de una de las criaturas aplastando un cráneo humano en el futuro. El sonido no es más que la cáscara de un pistacho aplastada contra una superficie metálica. En el vídeo sobre estas líneas se aprecia como crearon otros sonidos para este clásico de la ciencia-ficción

9) Las motos a reacción de THX 1138

En esta película aparece un coche a reacción y una moto a reacción. El sonido del coche está grabado de un jet de verdad, pero para la moto querían algo distinto y más agudo. El sonido se creó grabando los gritos superpuestos de cuatro mujeres en el espacio cerrado y reverberante de un cuarto de baño.

10) Los Marshmen de Doctor Who

La serie clásica de Doctor Who está llena de sonidos realmente creativos. El de la TARDIS al desaparecer, por ejemplo, lo creó Brian Hodgson frotando unas llaves contra las cuerdas de un piano. Cuando el técnico de sonido Dick Mills creó los extraños sonidos que emitían las criaturas anfibias conocidas como Marshmen, se fue hasta una granja de cerdos y grabó sus gruñidos. Después tan solo ralentizó la grabación.