Tony Perkins. Foto: AP Images

Tony Perkins es el presidente de un grupo ultraconservador llamado Family Research Council. Entre sus perlas, este político de Louisiana insiste en que los desastres naturales son un castigo de dios al mundo por tolerar a los homosexuales. Tony Perkins acaba de perder su casa en un desastre natural.

El señor Perkins ha sido uno de los afectados por las recientes inundaciones de Louisiana. Por fortuna, ni él ni su familia han sufrido daños personales, pero deberá pasar seis meses en un campamento de refugiados hasta que se reparen los daños.

Advertisement

El propio Perkins describió el desastre como “de proporciones bíblicas” en una entrevista a una radio de Louisiana. No obstante, y antes de que alguien le hiciera el comentario que todos tenemos en mente, el presidente de esta asociación extremista se apresuró a excluir de su desgracia cualquier tipo de castigo divino. Perkins calificó la inundación que destruyó su hogar como “un increíble y alentador ejercicio espiritual con el que alcanzar el siguiente nivel en el camino hacia dios todopoderoso que siempre hace las cosas bien”. Las inundaciones de Lousiana que Perkins describe tan positivamente han dejado a su paso 10 muertos y han destruido el hogar de 40.000 familias.

Antes de dedicarse al activismo ultraconservador, Perkins fue policía y parlamentario en el estado de Lousiana en dos ocasioens. El personaje ha llegado al extremo de calificar de moralmente constructiva una propuesta de ley en Uganda que buscaba condenar a cadena perpetua a cualquiera que fuera descubierto manteniendo relaciones sexuales con personas de su mismo sexo. [vía DeadState]