Imagen: Jason Gay / Twitter

Ya sabemos que los transportistas pueden ser un poco, ejem, “descuidados” con nuestros paquetes. Ocurre en todas las empresas de mensajería, desde la más barata hasta la más cara. El fabricante de bicicletas VanMoof descubrió que no estaba exento de este problema:

Advertisement

No importaba quién se encargase del envío, demasiadas bicicletas llegaban como si una cosechadora hubiera estado masticando el metal. Se estaba volviendo [un problema] caro para nosotros, y muy molesto para nuestros clientes.

Pero, a principios de año, uno de sus fundadores tuvo la idea de imprimir en las cajas la imagen de un televisor de pantalla plana. Pensó que los falsos televisores llegarían a su destino en perfecto estado, y no se equivocó. Desde que siguen esta estrategia, los daños en el transporte de las bicicletas VanMoof se han reducido entre un 70 y un 80%.

Advertisement

Al parecer pretendían mantenerlo en secreto, pero Jason Gay, periodista del Wall Street Journal, se encargó de señalar la genialidad de la idea con un tuit:

La gente no percibe lo frágil que puede ser una bicicleta, especialmente una bici de alta gama con componentes electrónicos como un GPS para evitar robos. Sin embargo, todo el mundo sabe lo delicado que puede ser un televisor, y hará lo posible por no dañarlo. [VanMoof vía The Verge]

Sponsored

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.