Foto: Weibo

El sensor de huellas dactilares bajo la pantalla era una función del Galaxy S8 que muchos daban por cantada antes de su presentación. Sin embargo, Samsung terminó por no incluirlo. ¿Por qué? Según una filtración en la red china Weibo, el fallo era mucho más grave de lo que se creía.

No es de extrañar que muchos diéramos por bueno el rumor del sensor bajo la pantalla. Al fin y al cabo Samsung se gastó una considerable cantidad de dinero en la compañía Synaptics, que trabaja precisamente en este tipo de tecnología. Sin embargo, el S8 terminó por salir con el sensor en la parte posterior, junto a la cámara, una ubicación que ha sido duramente criticada por ser demasiado incómoda.

Foto: Weibo

La decisión de meter el sensor de huellas en la parte posterior ha resultado ser lo mejor que Samsung podía hacer, porque a juzgar por los datos de la filtración, el problema en el sensor delantero no era precisamente pequeño. El sensor de huellas bajo la pantalla no solo era menos fiable y preciso. Su presencia dejaba un halo brillante que era perfectamente visible. En otras palabras, el área que ocupaba el sensor era más brillante que el resto del panel.

Advertisement

El dato aún no es oficial, pero según la filtración es la causa última de que Samsung decidiera prescindir del sensor a última hora. La cuestión es que parece que el problema aún no se ha resuelto. Queda por ver si Apple logrará solventarlo con su propia tecnología en el próximo iPhone, que también se rumorea que tendrá sensor bajo la pantalla. La compañía Vivo también está trabajando en un sensor similar. Sea quien sea el primero en lanzar un terminal así, parece que habrá que mirar con lupa el resultado. [Weibo vía Slashgear]