Si hablamos de espadas, junto al célebre acero de Damasco, las katanas son uno de sus mejores exponentes. Elegantes, estilizadas y envueltas en un misticismo oriental que ha sido inmortalizado a menudo en el cine con películas como Kill Bill. Así es como se fabrica una de ellas con el estilo tradicional japonés.

Es sobra de los siempre magníficos Man at Arms, los mismos que han creado otras pequeñas obras maestras como la recreación (real, no la de la película) de Andúril, la espada de Aragorn en El Señor de los Anillos. El vídeo es relativamente largo, poco más de un cuarto de hora, porque el proceso de forjar una katana es complicado y laborioso.

Implica usar más de media tonelada de carbón, calentar y enfriar la hoja varias veces para, finalmente, darle un toque final con un baño de oro de 24 quilates en el fino. Fascinante.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)