EE.UU. sigue manteniendo su teoría de que Corea del Norte estuvo detrás de los ataques a Sony Pictures. El director del FBI, James Comey (en la imagen), acaba de dar algunos detalles más sobre la investigación. Aunque escasos, ha explicado cómo supieron que Corea del Norte estaba detrás: los hackers revelaron sus direcciones IP.

Comey ha hecho estas declaraciones hace unos minutos en la International Conference on Cyber Security, organizada por la Universidad de Fordham, en Nueva York. Según Comey, los hackers cometieron errores durante su ataque que permitió al FBI seguirles la pista. En concreto se refirió al hecho de que no utilizaron las proxies necesarias para esconder sus IPs, algo que llevó al FBI al rastro de Corea del Norte.

Advertisement

Según Comey, los atacantes publicaron material confidencial de Sony desde servidores utilizados exclusivamente por el gobierno de Corea del Norte. El jefe del FBI pidió a los servicios de inteligencia la desclasificación de los documentos para poder mostrar que, efectivamente, Corea del Norte estuvo detrás del ataque a Sony.

Sobre los múltiples expertos de seguridad que señalan que Corea del Norte no puede estar detrás del ataque, y las informaciones que aseguran que en realidad fueron empleados de Sony los que lo facilitaron, Comey dijo simplemente, según han publicado varios asistentes a la conferencia, que "ellos no tienen los datos que tengo yo". De momento, si el FBI no confirma más información técnica concreta sobre el ataque y las pruebas que apuntan a Corea del Norte, va a ser difícil creerse la versión oficial. Actualizaremos por aquí con cualquier otra explicación oficial del FBI. [vía Reuters]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)