Se veía venir. El pasado mes de julio, el primer ministro inglés David Cameron anunció una polémica nueva normativa entre cuyas medidas se incluía el obligar a los proveedores de internet británicos a bloquear por defecto todas las páginas pornográficas, dejando a criterio de cada internauta el solicitar oficialmente su desbloqueo o no. British Telecom, TalkTalk o Sky han ido poniendo en marcha esta medida, y los resultados son un desastre.

Los filtros de Cameron no solo no bloquean todas las páginas pornográficas, sino que encima impiden el acceso a numerosos sitios web educativos y relacionados con servicios de emergencia. La página BishUK, por ejemplo, que ha sido merecedora de varios premios internacionales por su labor en la educación sexual y emocional de adolescentes, ha sido bloqueada. Lo mismo ocurre con el centro de atención a mujeres víctimas de violación o abuso sexual de Edimburgo.

Advertisement

British Telecom también bloquea varias páginas oficiales más de atención primaria a mujeres y niños víctimas de abuso sexual. Desde Newsnight han podido comprobar que el filtro de TalkTalk, por ejemplo, sigue dejando entrar a un 7% de páginas de porno duro.

Portavoces de las operadoras implicadas han explicado que no existe una solución cien por cien efectiva en este asunto, y han comentado que sus listas se siguen actualizando para volver a permitir el acceso a páginas educativas, campañas de concienciación o servicios de emergencia. Mientras tanto, más de un británico comienza a preguntarse si el señor Cameron es realmente quién tiene que decidir a qué contenidos tienen acceso los internautas británicos o no. [BBC]

Foto: AP