Más problemas para el fabricante alemán de automóviles. Durante septiembre de 2015 se descubrió que Volkswagen trucaba las emisiones de sus vehículos diesel para, de manera fraudulenta, lograr los niveles exigidos por el estado. Ahora, el gobierno estadounidense los demanda y pide más de 1.600 millones de dólares.

La demanda ha sido impuesta por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y básicamente se basa en que el proceso de trucar el software de sus vehículos para alterar los niveles de emisiones que realmente generan “es una traición a la confianza del público, un modo de competencia desleal, publicidad engañosa y, más importante, una amenaza a la salud pública”.

Advertisement

El gobierno busca obtener al menos 2.750 dólares por cada vehículo cuyos niveles de emisiones fueron manipulados para cometer el fraude, los cuales son más de 600.000 unidades, que resultaría en un total de más de 1.650 millones de dólares en multas, una cifra considerablemente alta. En la demanda también están incluidos modelos de sus subsidiarias, Porsche y Audi.

Y este no es el primer problema que ha tenido Volkswagen por su fraude de emisiones. Durante los últimos meses la compañía alemana ha estado ofreciendo disculpas y formas de intentar compensar a sus clientes, pero esto no ha evitado que los gobiernos pongan la mira en la compañía y sus acciones.

Durante los próximos meses Volkswagen comenzará a actualizar el software de sus vehículos en Alemania para corregir el “fallo” de las emisiones, pero por ahora esta actualziación solo ha sido aprobada para Europa, en Estados Unidos y el resto América es otra historia, y toca esperar. [Departamento de Justicia de los Estados Unidos vía AP / Verge]

Foto de portada: AR Pictures / Shutterstock.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)