El Gran Colisionador de Hadrones, cerrado por dos añosS

El juguete preferido del CERN, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), va a pasar los próximos dos años cerrado mientras se revisan todas y cada una de sus piezas. Este acelerador de partículas es el mayor del mundo y se usó el pasado año para probar la existencia del esquivo bosón de Higgs.

¿Por qué hay que desconectarlo justo ahora que empieza a dar resultados? (y después de haber pagado 3.000 millones de euros para construirlo) El acelerador se diseñó para funcionar con una energía total de 14 TeV, 7 TeV por cada haz de protones que se emplea en la colisión -el acelerador permite detectar partículas subatómicas chocando dos protones a una velocidad muy cercana a la de la luz-. Al poco tiempo de su construcción, sin embargo, los científicos observaron que algunos componentes defectuosos impedirían alcanzar ese nivel de energía.

El choque del pasado año, de hecho, se desarrolló a 8 TeV en total (4 TeV por haz), el máximo que puede alcanzarse en su configuración actual. Estos dos años de mantenimiento permitirán que en 2015 o 2016 el CERN pueda realizar pruebas de colisión a la máxima capacidad teórica de la máquina. [Ars Technica]