Aplicar un parche en la rueda pinchada de una bicicleta o de un coche es un juego de niños comparado con esto. Se trata del laborioso proceso de reparación por el que tiene que pasar la rueda de uno de los descomunales camiones que trabajan en minería.

Sí, los neumáticos de esos camiones pueden tener alrededor de dos metros de diámetro pero también se pinchan, y recuperarlos es un trabajo concienzudo. Primero hay que pelar toda la goma de la rueda hasta llegar a la cámara dañada. Después se aplica un parche en la cara interior y comienza un intrincado proceso de aplicar capas de diferentes materiales.

Cuando termina la reparación, la rueda está lista para volver a usarse. Este tipo de neumáticos son tan caros (alrededor de 33.000 dólares nuevos) que vienen con una garantía de fábrica de 4.000 horas de uso. Las reparaciones del vídeo se realizan en Rema, una compañía alemana que lleva dedicada esto desde 1923. [vía Extreme Machines Magazine]