Foto: Jim Campbell Photography

Si el huracán Ophelia hubiera tenido lugar hace siglos, probablemente hoy habría leyendas medievales sobre él. y el fin de los tiempos. Cielos rojos, pueblos cubiertos de espuma, cataratas que se invierten... El ultimo efecto del paso de esta tormenta son muertos que emergen de sus tumbas, literalmente.

Los restos fueron hallados por una persona que paseaba por la costa cerca de la ciudad de Kilmore Quay, en el condado de Wexford (Irlanda). La policía acordonó la zona y procedió al levantamiento del cuerpo, un esqueleto en excelente estado de conservación que aún tiene la piel adherida a los huesos.

Foto: Jim Campbell Photography

Un primer examen forense de los huesos han revelado que se trata de un hallazgo muy muy antiguo. El cuerpo data de la edad del hierro, hace alrededor de 1.600 años, aunque aún hay que realizar una datación por isótopos de carbono para determinar la antigüedad exacta. La posición en la que ha aparecido el cuerpo también sugiere que se trata de un enterramiento ceremonial de los antiguos celtas, no de una persona que haya muerto en ese lugar.

Advertisement

No es la primera vez que aparece un cuerpo en esa misma franja costera, y los arqueólogos del Museo Nacional de Dublín están valorando estudiar más a fondo la zona ante la posibilidad cada vez más firme de que aparezcan reliquias de la época o que incluso pueda hallarse algún tipo de asentamiento. [vía The Independent]