El pasado mes de octubre, la nave experimental SpaceShip Two de Virgin Galactic se hizo pedazos durante un vuelo de pruebas rutinario. En el accidente murió uno de los pilotos y el otro quedó gravemente herido. Hoy acaba de presentarse el informe final sobre el siniestro, y pudo haberse evitado.

La investigación oficial en torno al accidente ha confirmado que las alas traseras rotaron hacia arriba antes de lo debido, tras ser activado el sistema en un primer paso por el co-piloto Michael Alsbury, quien murió en el accidente.

Advertisement

Virgin Galactic y el fabricante Scaled Composites ya han tomado medidas adicionales de seguridad para el próximo prototipo de esta nave para turismo espacial. Una de esas precauciones es precisamente un sistema que bloquea los frenos en caso de que un piloto los active antes de tiempo por error. Lo lamentable del asunto es que la Administración Federal de Aviación Estadounidense envió un aviso a Scaled Composites recomendando medidas de seguridad adicionales para evitar posibles errores en la SpaceShip Two. En el comunicado se podía leer:

Un análisis de contingencias serviría para reducir el riesgo para el público limitando la posibilidad de que un vehículo sufra un incidente. Aunque Scaled no completó este análisis como requiere la ley vigente, la combinación de su programa de entrenamiento, su enfoque a la hora de realizar pruebas, la estrategia de usar dos pilotos, la limitación del propio permiso, y lo remoto del área de pruebas entre otros factores permiten concluir que las actividades de la compañía no pondrán en riesgo la salud pública o la seguridad de los ciudadanos o de sus propiedades.

[vía CNET]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)