Solo hay una cosa peor que andar en bici cuando el suelo está empapado: andar en una bici que no tenga guardabarros. Y no, no todas las bicis cuentan con uno. Muchas, como las de carreras o las fixies (bicicletas de engranajes fijos, ahora de moda en medio mundo), no traen guardabarros. Otras sí los incorporan pero rompen el diseño de la bici o se averían facilmente. ¿La solución? Plume, un guardabarros de quita y pon tan ingenioso como efectivo. En el vídeo de arriba se explica cómo funciona. Será verlo y querer uno.

Sus creadores fabricaron ya las primeras unidades y pedido 18.000 dólares en Kickstarter para mejorar los materiales y la producción. En unos días casi doblaron la cantidad que buscaban. Puedes obtener un Plume en Kicstarter por 35 dólares y se entregarán el próximo octubre. Ojalá la idea llegue más adelante a las tiendas de medio mundo porque es un pequeño gran invento. Y, a juzgar por el vídeo debajo, funciona a la perfección. [Kickstarter]