En sus brazos lleva seis microturbinas alimentadas por keroseno con un impulso de 22 kilos cada una y cuyo sistema de control es el movimiento de los brazos. Si suena peligroso es porque lo es, pero a Richard Browning. El inventor británico que ya se ha ganado el apodo de Real Iron Man ha batido un récord de velocidad.

Con su traje dotado de microturbinas, Browning ha logrado sobrevolar las aguas de Lagoona Park, en la localidad de Reading a unos muy respetables 51,53 kilómetros por hora. Puede no parecer mucho, pero la sensación debe ser impresionante si tenemos en cuenta que vuela sin ningún tipo de accesorio más allá de un traje protector, casco y las turbinas que lleva pegadas. La prueba le ha valido el récord Guinness de velocidad con traje de vuelo.

Browning no es un simple ingeniero amante de los deportes extremos. El inventor ha fundado la compañía Gravity Industries, y su objetivo es muy claro: desarrollar las patentes necesarias para que el ser humano pueda volar sin necesidad de nada más que un traje propulsado.

Advertisement

El objetivo más inmediato del equipo de Gravity es añadir algún tipo de ala plegable como la de los trajes de Salto BASE que aumente la sustentación, velocidad y altura del equipo. De momento el Daedalus Mark I luce un poco aparatoso, pero para deportistas amantes de la aventura ya es muy apetecible. Quién sabe si acabaremos llevándolo al trabajo. [vía Mashable]