Decir ahora mismo que las tabletas no tienen futuro, cuando se esperan vender 200 millones de unidades a nivel mundial este año, es todo una osadía. Pero eso es justo lo que piensa el consejero delegado de BlackBerry, Thorsten Heins. En una entrevista a raíz de lanzamiento del Q10, Heins dejó caer esta frase: "en cinco años no creo que vaya a haber una razón por la que tener una tableta". Ahí queda eso.

Las declaraciones de Heins sorprenden en términos de mercado, pero quizás no tanto en términos de los propios intereses y planes de BlackBerry con el PlayBook. No está nada claro que la canadiense vaya a lanzar una nueva versión de su tableta y tampoco es la primera vez que Heins se muestra escéptico sobre estos equipos en una entrevista.

Advertisement

Sin embargo, una cosa son los propios planes de BlackBerry y otra muy diferente el futuro de los tablets, que de momento parece brillante. Según Heins, no habrá razón en cinco años para tener un tablet, "quizás sí una pantalla grande en tu lugar de trabajo, pero no un tablet como tal. Las tabletas no son un gran negocio", dijo.

Desde luego, el PlayBook no ha sido un gran negocio. Lanzado en 2011, la última cifra que se conoce es la de apenas 150.000 unidades distribuidas en el último trimestre de 2012. La compañía rebajó la tableta en numerosas ocasiones e incluso tuvo re-comprar inventario no vendido. ¿Veremos un sucesor renovado del PlayBook?

Heins ya comentó anteriormente que solo lanzaría una nueva versión de la tableta si estaba convencido de que podría ser un producto rentable. La entrevista de ayer vuelve a poner en duda que la canadiense vaya a salirse de su objetivo principal: lograr que el Z10 y el Q10 sean un éxito. De ahí a querer cargarse el mercado de tabletas a nivel mundial, hay un trecho. [Bloomberg]

Foto: Thorsten Heins, consejero delegado de BlackBerry / AP