Si por casualidad estás buscando un jet privado, el último avión de este tipo comercializado por la marca francesa Dassault es una auténtica preciosidad tecnológica. Se trata del jet de tres motores más pequeño del mundo, y probablemente también sea el más versátil.

El Dassault Falcon 900XL tiene un techo operativo certificado de 15.500 metros, lo que le permite pasar por encima de los vuelos comerciales normales sin estorbar, y sin tener que modificar su ruta de acuerdo al resto de aparatos o en función de las malas condiciones meteorológicas.

Su autonomía máxima sin repostar es de 8.690 km, y es capaz de aterrizar en pistas de tan solo 760 metros. El Falcon 900XL es el último representante de una larga saga de aviones privados de pasajeros que comenzó con el Falcon 50 en los 70, y que hoy tiene hermanos mayores mucho más grandes como el Falcon 8X o el 7X. La principal novedad del 900XL, aparte de haber ganado el título de trimotor de pasajeros a reacción más pequeño, es su perfil aerodinámico. Las nuevas alas curvadas le permiten ahorrar entre un 50 y un 60% de combustible respecto aviones similares de otras marcas.

El nuevo diseño de la cola y los alerones también permite reducir la velocidad de aterrizaje a solo 200Km/h, lo que posibilita su aterrizaje en pistas tan cortas. Por supuesto, comprar un pájaro como este no está precisamente al alcance de todos los bolsillos. Cuesta 40 millones de dólares. Hay que hacer constar, de todos modos, que no es el más caro del mercado. Los Gulfstream, por poner un ejemplo, son mucho más costosos. En este vídeo se ofrecen más detalles de esta preciosidad con alas. [Dassault vía Flight Club]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)