El gran colisionador de partículas del CERN (Large Hadron Collider o LHC por sus siglas en inglés) llevaba dos años cerrado por reformas. El pasado 9 de diciembre comenzaron las operaciones para despertar esta gran maquinaria con un nuevo objetivo: descubrir pruebas de la materia supersimétrica.

En física de partículas, la supersimetría es un modelo teórico que asegura que a cada partícula de las que conocemos (bosones y fermiones) les corresponde una partícula compañera supersimétrica. Por supuesto, aún no hemos sido capaces de observar estas superpartículas, pero su existencia complementaría el actual modelo de física cuántica y explicaría muchas incógnitas actuales que no encajan en el sistema que conocemos.

Advertisement

El profesor de física cuántica en la Universidad de Berkeley, California, y miembro del equipo Atlas del CERN Beate Heinemann, no duda en calificar la materia supersimétrica como un descubrimiento que dejaría pequeño al bosón de Higgs. ¿Cuándo podríamos tener la primera prueba de esta nueva familia de partículas? Pues quizá tan pronto como este mismo año si tenemos suerte.

Para hacer frente a los nuevos retos de esta nueva temporada, el LHC ha sido objeto de no pocas mejoras que, en esencia, han duplicado su potencia. Esta infografía creada por el CERN especifica cuáles han sido esos cambios:

  1. Nuevos imanes: 18 de los 1.232 dipolos superconductores del acelerador han sido reemplazados para sustituir a otros ya gastados o levemente dañados.
  2. Conexiones más fuertes: Más de 10.000 conectores entre dipolos se han reforzado con piezas de metal que funcionan como rutas alternativas de conexión para la corriente de 11.000 amperios en caso de fallo.
  3. Imanes más seguros: Un nuevo sistema de enfriamiento permite a los imanes disipar la energía con más eficiencia en caso de cambios imprevistos en el voltaje.
  4. Haces de energía más potentes: En 2015, las colisiones de partículas serán de 13 TeV frente a los 8 TeV de 2012. Esto dará a los científicos más tiempo para buscar partículas o para demostrar teorías como la de la supersimetría.
  5. Haces más concentrados: Cuanto más energético es el haz, más concentrado en anchura está. Eso quiere decir que el número de interacciones entre partículas será mayor.
  6. Paquetes de protones más pequeños próximos: Al haber menos protones en cada paquete de colisión, la imagen de lo que ocurre cuando colisionen será más clara. Además, se podrán disparar cada 25 nanosegundos en vez de cada 50.
  7. Más voltaje para dar más energía a las partículas a su paso.
  8. Mejor refrigeración: El sistema criogénico se ha reformado y ahora es más eficiente para enfriar los dipolos.
  9. Sistemas electrónicos resistentes a radiación
  10. Una cámara de vacío más segura: El interior de la cámara se ha recubierto de un nuevo material no evaporable que impide que los haces arranquen electrones de las paredes del acelerador, lo que causa desviaciones en las pruebas.

Todavía quedan unos meses para que el acelerador de partículas que ganó el Nobel en 2013 gracias al bosón de Higgs comience a funcionar. De momento no hay una fecha exacta.[CERN vía Phys.org]

Fotos: AP Images y CERN

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)