Apple acaba de matar el MacBook Air. Sin embargo, sigue a la venta en su web. El ordenador más popular del catálogo de Apple no actualizará nunca su lamentable resolución de pantalla, no reducirá más su tamaño y, de hecho, no volverá a producirse en su versión de 11 pulgadas. Pero ahí está.

El MacBook Air de 13 pulgadas es el nuevo iPad 2, ese dispositivo obsoleto que Apple mantuvo en las tiendas durante siglos para aquellas personas que querían el tablet de Apple sin importar sus especificaciones. Sus sucesores son el MacBook, el portátil de Apple para los que quieren movilidad ante todas las cosas, y el nuevo MacBook Pro de 13 pulgadas sin Touch Bar, el Mac profesional más asequible. Paradójicamente, ambos son mucho más compactos que el MacBook Air, a quien el nombre le queda ya grande.

Pero además, el MacBook Pro de 13 pulgadas es un ordenador notablemente más potente y avanzado que el MacBook Air. Tiene un trackpad gigantesco, un teclado mejorado, pantalla Retina de 2560 x 1600 píxeles, CPU Intel i5 Skylake de doble núcleo, GPU Iris Graphics 540 con 64 MB de eDRAM, un SSD de 256 GB a 3,1 GB/s y dos puertos Thunderbolt 3. El MacBook Air tiene el hardware de siempre, con una triste resolución de 1440 x 900.

Advertisement

Advertisement

Da igual. Eso no importa porque el Pro cuesta 1500 dólares (1700 euros) y el Air cuesta 1000 dólares (1100 euros). Por un 33% menos, muchos clientes obtendrán justo lo que buscaban: un Mac lo suficientemente delgado y ligero al que le dura mucho la batería (12 horas, frente a las 10 horas del Pro) y que funciona perfectamente bien en casi cualquier situación.

El MacBook Air acabará descatalogado, sí, pero por ahora seguirá siendo fuerte en la línea de productos de Apple —hasta que la tecnología del MacBook baje de precio y le arrebate definitivamente el trono.

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.