A Faker lo definen como el Messi/Cristiano Ronaldo/Michael Jordan/Inserte deportista muy bueno aquí de League of Legends. Si conoces el juego probablemente sepas también quién es y ayer, después de meses de rumores, comenzó por fin a emitir en Twitch. Rompió todos los récords.

El canal llegó a tener 245.000 espectadores en directo, el más alto que un canal individual ha tenido jamás. Es frecuente que los canales de organizaciones  lleguen a esas cifras, la LCS (la liga profesional de League of Legends) suele mover esos números cada semana y hace poco un torneo de Counter-Strike alcanzó el millón por primera vez en la historia, pero para una sola persona es una cifra sin precedentes.

Advertisement

La expectación se debe, en parte, a que hasta hace poco Faker tenía un acuerdo con Azubu, un rival de Twitch con relativo peso en Asia. El acuerdo con Azubu le limitaba de emitir por su cuenta en sitios de la competencia,

Advertisement

¿Qué ocurrió en el stream? Nada demasiado reseñable, y además estuvo plagado de problemas técnicos con picos de lag demasiado frecuentes y altibajos en el volumen. Faker es también conocido por ser, digámoslo suavemente, bastante estoico y la mayoría del tiempo el jugador permaneció impasible sin musitar palabra y aniquilando enemigos.

Viendo que no es precisamente la alegría de la huerta, para muchos la popularidad de Faker en Twitch desaparecerá pronto una vez la gente decida moverse hacia streams más entretenidos. Para otros, el tipo seguirá siendo una leyenda (ha sido el número #1 de League of Legends durante 4 años consecutivos) sin importar los números que mueva.