Es difícil seguir la pista de todo lo que hacen en el MIT, pero este invento nos ha llamado la atención. Inspirados en la naturaleza, un equipo de ingenieros ha desarrollado un nuevo adhesivo tan robusto y flexible como el cartílago que une nuestros huesos. Lo más llamativo: está compuesto por un 90% de agua.

Técnicamente es un hidrogel: una mezcla de agua y un material gomoso. El resultado es un pegamento duradero y muy fuerte: el hidrogel tiene una fuerza de 1.000 julios por metro cuadrado, aproximadamente el mismo nivel que los tendones y cartílagos de los huesos. “Básicamente hemos roto el récord de fuerza de adhesión de los hidrogeles, y lo hemos hecho inspirándonos en la naturaleza” explica Hyunwoo Yuk, que dirigió la investigación.

Advertisement

Advertisement

Inspirados en la naturaleza, el MIT fue capaz de superarla: este material sintético es más fuerte que el adhesivo natural que utilizan los mejillones o los percebes. En una prueba de resistencia, pegaron el adhesivo a una placa de cristal y le colgaron un peso de 25 kilos sin romper el gel.

Quizá lo más interesante del invento sean sus aplicaciones. El hidrogel se puede adherir a superficies cerámicas o de vidrio, y a materiales como el silicio, el aluminio o el titanio. También ofrece una alta durabilidad bajo el agua, por lo que el MIT cree que es ideal para fabricar protectores para barcos y submarinos.

Pero sus creadores van más allá e imaginan su uso en bioingeniería y robótica. El hidrogel podría usarse para fabricar los catéteres o sensores que los médicos introducen en el cuerpo, así como tejidos robóticos.

Sponsored

En lugar de utilizar articulaciones convencionales, se podría usar este material, más suave y con una fuerte adhesión a materiales rígidos, y se podría dotar a un robot con muchos más grados de libertad” comenta otro de los autores del estudio. ¿Robots con articulaciones animales? Está por verse. [MIT]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)