Científicos del MIT Media Lab acaban de presentar, en la feria Siggraph Asia, una nueva cámara que promete revolucionar los sistemas de imagen en medicina, las cámaras que permitirán a los coches autónomos evitar choques y, por último pero no menos importante, sentar las bases para los sensores de movimiento en las consolas del futuro.

Sus creadores llaman a su invento nanofotografía. En esencia, se trata de una cámara 3D que dispara luz y mide el tiempo que tarda la luz en rebotar sobre un objeto para definir su forma en tiempo real. Esto no es diferente al sistema que utiliza Kinect 2.0. Lo que sí es nuevo es que, a diferencia de los nuevos ojos de la Xbox One, esta cámara funciona incluso con niebla, nieve, y objetos translúcidos.

En 2011, el mismo equipo de investigadores desarrolló lo que se conoce como femtofografía, un sensor capaz de procesar un billón de fotogramas por segundo (un trillón anglosajón) gracias a un sistema que disparaba y analizaba un haz de luz cada femtosegundo (la milbillonésima parte de un segundo).

Advertisement

Aquella cámara costaba medio millón de dólares. La nueva máquina que han ideado en el MIT cuesta solo 500 dólares gracias a que reemplaza buena parte del hardware de la anterior por operaciones de software muy habituales en la industria de las telecomunicaciones. [vía MIT News]

Foto: MIT/Bryce Vickmark