El mundo no necesita un iPhone baratoS

A medida que se acerca la fecha del evento anual en el que Apple da noticias sobre su próximo iPhone, la rueda de hamster de los rumores vuelve a desbocarse en internet. De esos rumores, uno de los más tradicionales y repetitivos es el del mítico iPhone barato, un animal mitológico del que abundan los avistamientos en fábricas remotas, pero cuya existencia nunca se ha confirmado hasta ahora.

El último de estos encuentros en la tercera fase lo protagoniza esta foto de una caja repleta de carcasas de packaging con la inscripción iPhone 5C. No sabemos si la C es de China, de Cheap, de Cool, de Color, o de Crap, pero ahí está. Las cajitas son similares en estructura a las de los últimos iPod touch y, si abrazamos la retórica conspiranóica, puede ser el paquete de producto del mítico iPhone barato. Por supuesto, la foto también puede ser una de las miles de pruebas desechadas por los de Cupertino, y no significar absolutamente nada. El propio Phil Schiller reiteró, en enero de este año, que no, que lo del iPhone barato no va a pasar.

Un producto aspiracional

Pero ¿Qué es un iPhone barato? La mayor parte de las personas a las que se les pregunta esto responden con alguna variante de la frase: 'Un iPhone que me pueda comprar'. En otras palabras, opinan que un iPhone barato es como un iPhone normal y corriente, pero con una carcasa de plástico brillante para que parezca barato.

El mundo no necesita un iPhone baratoS

Desafortunadamente, resulta que lo caro de producir un iPhone no es la carcasa. Hay otros componentes que suben mucho más la factura en comparación. Para hacer un iPhone barato habría que comenzar recortando la tecnología de pantalla y la de la cámara y eso ya no suena tan bien, ¿verdad?

Al final, pretender que un iPhone sea más barato porque tiene carcasa de plástico es como pedir que nos bajen el precio de un coche de lujo porque el color de la carrocería es feo. Eso por no mencionar lo que supondría, en términos de costes, cambiar toda la línea de producción para encajar una carcasa completamente nueva.

El iPhone barato ya existe

Los consumidores piden mejor precio, pero muchos no ven que eso es exactamente lo que les da Apple, aunque no quizá como les gustaría. El iPhone barato ya existe, en realidad. Se llama iPhone 4S y es el smartphone que mejor y más se vende de la compañía. Con cada nueva versión, Apple baja el precio de todas las anteriores un poco, de manera que el iPhone 3GS, el 4 o el 4S se convierten en las versiones asequibles del deseado teléfono.

No hay que despreciar al 4S. Es mucho más robusto que el iPhone 5 y, poniéndonos ridículamente reduccionistas, en la práctica lo único que diferencia al 5 respecto al 4S es una fila más de iconos, un colorido halo violeta en la lente, y una exagerada tendencia a sufrir cicatrices permanentes con los golpes. Me extrañaría que Apple lance un teléfono pensado para competir contra el 4S con lo bien que este le funciona en el mercado.

Pero ¿Y si es verdad?

Supongamos que es cierto. Al fin y al cabo hay precedentes. Durante años, los expertos en este tipo de productos se rasgaban las vestiduras con sólo oír hablar de un tablet Apple con pantalla de 7 pulgadas hasta que, de repente: ¡Boom¡ El iPad Mini. ¿Qué es lo que cambió para que Apple se decidiera a lanzar un producto del que el mismísimo Jobs había renegado hace años?

El mundo no necesita un iPhone baratoS

La respuesta es: el mercado. El iPad era imbatible en el segmento de tabletas grandes, pero el Nexus 7 de Google estaba colonizando a placer un nuevo mercado de dispositivos pequeños y baratos que Apple no podía dejar pasar sin poner su banderita. No es que el iPad Mini sea barato en absoluto, pero al menos ofrece una alternativa con manzana tatuada a los que prefieren una tableta más pequeña y liviana.

¿Es posible que Apple vaya a lanzar por fin un iPhone barato? Si lo hace, no creemos que vaya a ser para competir en ligas como la del Samsung Galaxy S4 Mini o el HTC One Mini, sino para hacerle la puñeta al smartphone barato más demandado de 2013, y ese no es otro que el Google Nexus 4.

Evidentemente, Apple jamás va a abrir su plataforma para parecerse a Android pero, si hay un momento en la historia reciente de los smartphones en el que la compañía podría ver hueco para lanzar un smartphone barato, ese momento es ahora.

Otra posibilidad es que Apple empaquete el 4S en una carcasa un poco más fina y de sabor nostálgico, aunque nos parece una dimensión alternativa poco probable. Sea como sea, el iPhone ya no es el smartphone aspiracional por excelencia. Hay muchos otros terminales (Sony Xperia Z, Samsung Galaxy S4, Nokia Lumia 1020, o HTC One por citar sólo unos pocos) que despiertan los suspiros de los entussiastas de la telefonía tanto o más que el iPhone 5. Somos muchos los que creemos que, llegado este punto, Apple no necesita un iPhone barato. Lo que necesita es un iPhone mejor.