El Nexus 6 es el más caro de la prestigiosa gama de smartphones comercializados por Google, y también uno de los terminales Android mejor valorados del año, pero ¿qué tal se comporta bajo el bisturí? Los especialistas de iFixit han sometido el Nexus 6 a su particular cirugía, y la respuesta es: mejor de lo esperado.

Pese a su esbelto perfil y carcasa curva, el Nexus 6 es bastante más sencillo de reparar de lo que cabría esperar. Toda la tapa trasera sale fácilmente aplicando presión, y los componentes están asegurados mediante un único tipo de tornillo que, aunque poco habitual, es bastante accesible.

El chásis interno hace que la mayor parte de componentes se separen fácilmente una vez retirada su protección. Muchos están ensamblados mediante sistemas de fijación sin pegamento. La batería es de las pocas excepciones a esta norma y, aunque lleva pegamento para sujetar el disco de carga por inducción, es relativamente sencilla de cambiar en caso necesario. La placa base se separa de forma fácil de la pantalla. El panel apenas tiene componentes soldados o ensamblados, lo que significa que también será bastante sencillo de sustituir en caso de rotura.

Advertisement

El Nexus 6 no es perfecto, pero sí lo bastante amistoso con los departamentos técnicos como para ganarse una nota de siete sobre diez. En la web de iFixit está la autopsia completa al smartphone, y una lista tan exhaustiva como siempre de sus componentes. [vía iFixit]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)