William Gadoury explica su teoría de la existencia de una ciudad maya desconocida. Imagen: Agencia Espacial Canadiense

Es lo que tiene Internet: el mismo día que estás en la cima, las redes sociales pueden volverse en tu contra. El adolescente que encontró una supuesta ciudad maya desconocida cruzando datos astronómicos con imágenes de Google Earth ha hablado sobre las críticas en la revista National Geographic.

Te sonará la historia. William Gadoury, un canadiense de 14 años, se percató de que las 117 ciudades de la civilización maya están ubicadas en la posición relativa de las estrellas que estudiaban los astrónomos del imperio. Pero faltaba una estrella, es decir, una ciudad. Revisando las imágenes satelitales de la selva mesoamericana, el joven investigador encontró una serie de marcas entre la vegetación que parecían indicar la posición de la metrópoli perdida.

Advertisement

William fue invitado a hablar de su hallazgo por la Agencia Espacial Canadiense y, un año después, un especialista en teledetección confirmó que las marcas que el adolescente había descubierto en la selva no eran naturales. La historia estalló en los medios y las redes sociales. “Un joven de 15 años descubre una ciudad maya perdida usando datos astronómicos y Google Earth”.

Imagen: Google Earth / NASA

Casi al mismo tiempo empezaron a llover las críticas de expertos y resabidos, y surgió el escepticismo: los mayas no construían sus ciudades en base a las estrellas, sino a las fuentes de agua y materias primas, decían unos; puede ser una plantación de marihuana, decían unos. El problema es que ni unos ni otros se acercaron a la zona para salir de dudas y el hallazgo se quedó en misterio.

Pero William Gadoury sigue convencido de lo que ha descubierto, a pesar de los reproches. En una entrevista reciente para la National Geographic, el joven (que quiere ser astrónomo o arqueólogo, no se decide) asegura que las críticas le “ayudan a avanzar en su investigación”. William está en conversaciones con los editores de una revista científica para poder publicar sus hallazgos.

Sponsored

En cuanto a los que se empeñan en desacreditar el descubrimiento de la ciudad maya perdida, el canadiense de 15 años les dedica estas palabras:

Creo que los científicos están celosos. Tienen miedo de las ideas nuevas. Tienen miedo de que sus ideas establecidas sean criticadas. De verdad que me gustaría que tuvieran la mente más abierta y escucharan otras ideas.

Va a ser un científico con mucho carácter, desde luego. Por ahora, William planea visitar la península de Yucatán para demostrar que lleva razón. Le gustaría pasar unas semanas en México este mismo verano, pero necesita 100.000 dólares para poder llevar a cabo su investigación. Puedes leer el resto de la entrevista a través del enlace. [National Geographic]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.