Los entusiastas de Star Wars esperábamos con ansia el momento en el que Anakin Skywalker se convierte en Darth Vader, pero Lucas no acertó del todo con el enfoque y nos obsequió con un decepcionante y lastimero Noooooooo. 12 años después, los cómics por fin hacen justicia a Vader.

Ponemos el aviso de spoilers por si acabas de salir de una cueva y no has visto la película Revenge of the Sith. Si es ese el caso, no sigas leyendo porque vamos a hablar del final de esa película. Todos los demás, sigan adelante.

Advertisement

Advertisement

Probablemente hay gente a la que no le importa, pero la escena en la que Anakin despierta, con su cuerpo destrozado y atrapado en la armadura que lo acompañará toda su vida es especialmente importante. Es el momento en el que el personaje se consagra al lado oscuro, engañado por el emperador, traicionado por su antiguo maestro, y convencido de que ha asesinado a la mujer que ama. Aunque trágico, ese momento debería haber sido aterrador, el nacimiento de un villano implacable que genera miedo con solo aparecer en una habitación. Un guerrero oscuro e inhumano que, en cualquier momento, puede matar a alguien solo con pensarlo, o abrirse paso entre un batallón de soldados como un vendaval de furia.

(Sí, por si no había quedado claro, amo al personaje con toda mi alma.)

En lugar de ese momento de horror y desesperación, Lucas se sacó de la manga esto:

En lugar de sentir pavor ante la pesadilla sin alma que Palpatine ha desencadenado sobre el mundo, la escena hace que sintamos pena (y una sana dosis de vergüenza ajena) ante el bramido de un adolescente frustrado que echa a andar torpemente como si fuese una versión galáctica de Frankenstein. El monstruo de Mary Shelley es una trágica víctima de las circunstancias que trata de buscar un poco de comprensión. Vader no. Lo siento Lucas, pero a estas alturas Vader está en las antípodas de cualquier cosa entrañable o de la que debamos sentir lástima.

Advertisement

Advertisement

Una vez más, han sido los cómics los que nos han reconciliado con el personaje que amamos. Después de las magistrales series sobre Vader imaginadas por Kieron Guillen, Salvador Larroca y Edgar Delgado, llega una nueva miniserie que narra los eventos alrededor de Revenge of the Sith. El cómic está escrito por Charles Soule con dibujos de Giuseppe Camuncoli, Cam Smith, y David Curiel. Así es como han reescrito la escena del despertar de Vader:

La escena no es perfecta, pero el tono es completamente diferente y mucho más digno de Vader. Se nota la furia y el poder del personaje. Para rematar, el cómic nos regala una segunda escena en la que el recién nacido Vader se enfrenta a Palpatine y este lo manipula una vez más para perfeccionarlo como una máquina de matar a su servicio.

SIIIIIIIIIII.