Imagen: AP

La Corporación Kalashnikov —conocida por su fusil de asalto AK-47— ha presentado en Moscú un nuevo vehículo policial antidisturbios que parece un quitanieves listo para ir a la guerra. Se llama Shchit (“Escudo”, en español) y fue un encargo del Kremlin para las fuerzas del orden rusas.

El vehículo ha sido descrito como el “más avanzado de su tipo”. Destaca por su enorme escudo blindado que sirve de barrera contra las multitudes y cuenta con varios agujeros para disparar proyectiles. El camión al que va adherido también puede montar un cañón de agua a presión, por si acaso todo lo anterior era insuficiente para controlar las manifestaciones.

Imagen: AP

El resultado es escalofriante. A nuestro compañero Tom McKay le recuerda a la película Soylent Green, en la que dispersan una revuelta con bulldozers:

Quizá no estemos lejos de esa realidad distópica. La Guardia Nacional rusa se está armando para dispersar manifestantes después de que surgieran protestas masivas contra la corrupción y los problemas económicos en todo el país. En Eslovaquia, una compañía llamada Bozena ya había presentado un concepto similar al de Kalashnikov capaz de llevar a 36 policías armados en la plataforma elevada del escudo. Y por lo menos lo pintaron de azul:

Imagen: Bozena

[Popular Mechanics]