Tesla acaba de presentar una revisión de sus dos autos eléctricos, el Model X y el Model S, ambos mejorando en autonomía de batería (más kilómetros recorridos con cara carga) y mayor aceleración. Pero es el Model S P100D el que se ha robado la atención de todos, al ser el coches más rápido en la historia de Tesla.

El Model S P100D puede acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en apenas 2.5 segundos, lo cual quiere decir que se compara a coches como el Bugatti Veyron o el Porsche 911s en términos de aceleración, y estos son modelos deportivos mucho más costosos (y no son eléctricos).

Advertisement

Con esto Elon Musk quiere probar que los coches eléctricos de su compañía también pueden ser extremadamente rápidos, y más económicos que un deportivo tradicional. Para hacernos una idea, el nuevo Model S tiene un precio de entre 120.000 y 140.000 dólares, mientras el Bugatti Veyron cuesta 2.5 millones de dólares. Sí, son coches muy distintos, pero el hecho que puedan acelerar de la misma forma (Entre 0 y 100 Km/h) es un aspecto muy importante y atractivo.

En cuanto al recorrido el nuevo Model S P100D puede rodar hasta unos 480 kilómetros por cada carga. El Model X P100D, sin embargo, puede acelerar de 0 a 100 Km/h en apenas 2.9 segundos, y recorrer unos 465 kilómetros por carga.

La mejor noticia es que los usuarios actuales de Model S y Model X podrán actualizar sus vehículos con el nuevo sistema de aceleración “Ludicrous” por 10.000 dólares, y expandir sus baterías por 20.000 dólares. Nada barato, eso sí, pero al menos no tendrán que envidiar a aquellos que compren un nuevo modelo del mismo coche. [vía TechCrunch / CNBC]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.