Sabíamos que existía desde hace unos cuantos días pero ha sido durante su conferencia en el E3 2017, la primera de todas, cuando han mostrado lo más parecido a un gameplay de la siguiente entrega de Need for Speed. Lo bueno: se parece mucho a un Fast & Furious jugable. Lo malo: lo mismo.

Tiene mucho de Burnout, mucho componente cinematográfico y mucha salida espectacular envuelta en llamas. La fórmula puede funcionar, qué duda cabe (las ocho entregas de Fast & Furious pueden dar fe de ello) pero también puede acabar agotando a todos los que, simplemente, busquen una buena experiencia de conducción. Veremos.