Las empresas tecnológicas tienen la costumbre (mala o buena según quien lo cuente) de meter sus narices en sectores que les son ajenos y poner patas arriba sus modelos de negocio (música, cine, compras... hasta taxis). El último caso viene de Google, se llama Project Fi, y es el golpe de remo que las operadoras de telefonía estaban pidiendo a gritos desde hace tiempo.

Project Fi aún es, como su propio nombre indica, un proyecto en fase beta, pero sus intenciones, de cara a las operadoras, no son para nada cariñosas. En el punto de mira están algunos de los privilegios a los que las empresas que nos facturan cada mes por el uso del móvil se han aferrado con uñas y dientes durante demasiado tiempo. Veamos un desglose breve de los puntos más destacados de la nueva operadora virtual de Google:

  • SMS ilimitados, tanto dentro de territorio nacional como desde el extranjero: Porque hay que ser muy miserable para cobrar un dineral por enviar un SMS en roaming solo para decir a nuestra familia que hemos aterrizado bien.
  • Mismo precio para datos en roaming: Ni descuentos, ni ofertas dudosas. Simplemente el mismo precio si decidimos enviar una foto a Instagram desde París, tuitear desde Londres, o consultar Google Maps en Moscú. Viajo bastante, y solo por este detalle estoy considerando muy seriamente escaparme a Estados Unidos para unirme a Project Fi lo antes posible.
  • Anclaje a red asegurado: El tethering o anclaje a red que utilizamos para dar conexión a nuestro portátil a través del móvil es una especie en extinción para las operadoras. Muchas sencillamente lo inhabilitan en sus tarifas prepago. Otras lo limitan. El resultado es que si viajas a otro país, probablemente olvídate de poder conectar el portátil con esa tarjeta prepago que acabas de comprar.
  • Tarifa ajustada a lo que consumamos: La tarifa de datos en Project Fi es de 10 dólares el GB con un importe base adicional de 20 dólares. En otras palabras, el precio mínimo es de 30 dólares al mes. La gracia del asunto está en que se cobra por lo consumido, pero no para hacernos pagar necesariamente más. Eso depende de lo que consumamos. Si un mes solo gastamos una cuarta parte de esos 2GB, Google ajustará la factura a la baja en consonancia. Si consumimos más, pues pagaremos más a razón de 10 dólares /GB
  • Todos los datos en una aplicación: Probablemente en Google no son los primeros en hacer esto, pero tienen la experiencia como para hacerlo bien. Desde la aplicación de Project Fi podremos chequear el consumo, cambiar de plan, pagar o cualquier otro servicio sin necesidad de lidiar con un teleoperador entrenado específicamente para torearnos.

El lado oscuro de Project Fi

Project Fi no está exento de sombras muy oscuras. La primera es el mero hecho de que Google, una compañía que ya ha devorado otros mercados antes empezando por el de los buscadores, decida entrar en el mundo de las operadoras móviles virtuales. Los operadores actuales harían bien en hacérselo mirar porque, por mucho que esté en fase beta y solo en Estados Unidos, Project Fi apunta alto y a nivel global.

Advertisement

El caramelo de librarnos de las cadenas de nuestro operador habitual puede ser, en realidad, la excusa para cambiar un yugo por otro. Además, Project Fi no es precisamente barato. Hay planes mucho más asequibles en el mercado... siempre que no te muevas de tu casa, claro.

Finalmente está el tema de que solo sea válido para los Nexus 6. Desde Google explican que el Nexus 6 será solo el primer terminal y que la exclusividad se debe a un sistema de transmisión que permite balancear la carga de datos entre varias redes. En la práctica, lo que están vendiendo es una autopista exclusiva para una marca de coche. Aún hay muchas dudas que despejar en este sentido.

En definitiva, ¿Es Project Fi la panacea de las telecomunicaciones que estábamos esperando? Pues no exactamente, pero ya era hora que alguien diera un puñetazo en la mesa con el tema del roaming. En la Unión Europea ha hecho falta que Bruselas tomara cartas en el asunto para frenar los desmanes tarifarios de las operadoras con este tema. Fuera de la UE es territorio comanche. Cada operadora cobra lo que le da la gana y, a la postre, viajar a otro país supone contratar una tarjeta prepago local o quedarse incomunicado. Para mi, Google Fi es una revancha largamente esperada. Esperemos que el precio que tengamos que pagar no sea cambiar un tirano por otro peor.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.