Durante años, los principales argumentos de compra de un smartphone han sido la pantalla y la velocidad del procesador. Eso se acaba, así que algunos fabricantes están llegando con ideas creativas y ocurrentes para atraer a posibles compradores. Samsung es el mejor ejemplo de ello, y el nuevo Galaxy S6 Edge es la evidencia.

El Galaxy S6 Edge es básicamente un Galaxy S6 con una pantalla especial curvada que cae como una cascada, o como una pintura de Salvador Dalí a ambos lados del terminal, dándote acceso a todo tipo de pequeños widgets sin que haya que ocupar toda la pantalla. Es la misma idea que con el Galaxy Note Edge, pero son dos bordes curvados en lugar de uno.

Advertisement

El resultado es un teléfono con una apariencia particularmente atractiva. He de admitir que me gusta el S6 normal ligeramente más, pero una breve encuesta entre mis compañeros de Gizmodo me dejó claramente en la minoría.

Hay una diferencia, sin embargo, entre vender el futuro y simplemente obstaculizarlo con pequeños alardes aquí y allá. ¿Es esto un simple alarde como el Edge Original? Creo que voy a ir un poco más allá aquí y decir que es muy probable que los teléfonos del futuro se parezcan a esto.

Con las imágenes, cualquier pensaría que sujetar el terminal es una pesadilla resbaladiza, pero la realidad es que es más bien lo contrario. Es más, es posible que sea incluso algo más cómodo que el Galaxy S6 normal, precisamente por esos bordes curvados. Samsung ha vuelto a incorporar la alarma que se configura y visualiza desde el borde de la pantalla, así que puedes dejar el teléfono en la mesilla de noche y consultar la hora sin ni siquiera desbloquearlo.

Advertisement

No es un detalle que por sí mismo justifique que la mayoría de teléfonos lucirán como el S6 Edge en 2016 y en adelante. De hecho, bien podría permanecer como una idea de nicho para Samsung. En el Note 4, la sensación general es que la cosa iba por el buen camino pero aún faltaban muchos detalles por pulir. Como solo el borde derecho estaba curvado, todo el terminal se sentía asimétrico y además discriminaba a los zurdos. Pero ahora, con ambos bordes curvados, esos problemas han desaparecido. Samsung también ha añadido algunos trucos nuevos, como Quick Contacts (más abajo), para ayudar a aprovecharlos:

Los contactos con los que hablas a menudo pueden recibir un color especial, y así, cuando el teléfono reposa sobre una mesa podrás identificar exactamente quién llama por el color del mismo. Además, si estás ocupado o con demasiadas cervezas como para musitar algo coherente, puedes hacer un doble toque en el sensor cardíaco para enviar de vuelta un mensaje predefinido a tu elección.

Aunque hay algunas otras diferencias (una batería de 2600 mAh comparada con una de 2550, es unos gramos más ligeros y viene un color esmeralda alternativo) es, en esencia, un Galaxy S6 normal con los bordes curvados.

Fotos y GIFs: Michael Hession

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)